¿Quien paga en la primera cita?

La respuesta a esta pregunta tan común “¿Quien paga en la primera cita?” está influenciada por varios factores, el principal es el país de donde sea ella o su cultura. Por ejemplo, en España hay mujeres que se sienten mal, o por decirlo de alguna manera “pagadas” si uno invita. Para algunos lectores puede resultar extremo pero es real. Hay mujeres que piensan que si uno le invita a cenar en la primera cita es porque le están pagando como si fuera una señorita de compañía…

A mi me parece demasiado exagerado por parte de ellas, pero bueno, cada uno es como es. Y sino te gusta, pues prueba con otra persona.

En otro países, como por ejemplo, República Dominicana ocurre algo totalmente contrario. Si uno no invita en la primera cita, la mujer piensa o que no te gustó o que eres un pobrecito que no puede ni invitarla a cenar.

Por este tipo de cosas, es importante cuando uno viaja a un país que pregunte un poco sobre cómo son allí las mujeres, cómo es un poco el proceso estándar del cortejo, y ya acomode lo aprendido a ello, para diferenciarse en las cosas que hay que diferenciarse, pero no alejarse de algunas cosas cosas que pueden hacer que la fastidies.

Obviamente un español que va a República Dominicana no sabe esto, y queda feo, incluso aunque ella sepa que en España se hace de otra manera. Esto le da a entender, entre otras cosas, que no te has molestado por conocer cómo funcionan las cosas en su país.

Quiero aclarar, ya que lo he comentado muy levemente, que no es lo mismo ir a su país, a que venga ella al tuyo. Léete este artículo para entender mejor las diferencias.

Solución que te propongo para esta duda en tu primera cita:

  • Si vas a hacer una actividad económica como: tomar un helado, un café, ir a montar en canoa, alquilar unas bicis, etc…pues directamente paga tú. En este tipo de ocasiones es raro que se ofrezca a pagar.
  • Si vas a hacer una actividad menos económica: pues pagas tú igualmente. Aquí dependiendo de la cultura, como comentaba antes, es posible que se ofrezca a pagar e incluso insista en pagar aunque sea a medias.

En cualquiera de los casos en que ella se ofrezca a pagar, verbal o no verbal mente (su lenguaje corporal), le dices que no se preocupe que el próximo día paga ella (con lo cual ya ahí tienes una excusa para quedar otro día y le trasmites que te gustó y quieres volver a verla), o le dices que que a las cervezas de después paga ella, o que piense a qué te puede invitar para estar iguales (juega, diviértete, cualquier ocasión es buena para ello), etc…

Es como hacer un trato en el que obviamente ella sale ganando pero sin sentirse mal pues eres un caballero. Pero se mantiene la cosa semi igualada porque ambos valéis lo mismo, ¿entiendes? Nadie está por encima de nadie.

Un pequeño matíz que quiero añadir es que, el rango de lo que se entiende por “una actividad económica”. Si alguno de los dos tiene bastante más dinero que el otro pues hay que acomodar dicho rango. De todas formas cualquier dura ya sabes que solo tienes que preguntarme.

Lo que tiene que quedarte clarísimo es que ni se te ocurra, en tu primera cita, dar lugar al momento en el que sacáis dinero los dos y os ponéis a contar monedas y demás…y siempre termina pagando tú más que ella.

Por último, como siempre, tómate un momento para pensar en alguien a quien le pueda interesar esto y compártelo con él, a ti te suponen 3 segundos y a esa persona le puede hacer un mundo…

 

 

¡SUSCRÍBETE A NO SOLO SED!

Para recibir ya mismo las 50 PRIMERAS PÁGINAS de mi libro “No Solo Sed” y no perderte ninguna publicación -> suscríbete …